miércoles, 8 de julio de 2009

Actividades de Estimulación Temprana de 13 a 24 meses

Trece a quince meses de edad

Motor grueso:

  • Tomar al bebé de ambas manos y bailar con él, dando pasos hacia los costados y hacia atrás.
    Llamarle desde atrás cuando el niño camine, para que al escuchar la voz se detenga y gire su cuerpo.
  • Parado, empujarlo suavemente hacia atrás, hacia delante y hacia los costados, para fortalecer su equilibrio en reposo.
  • Ayudarlo dándole la mano para que camine sobre una banca larga, cuidando que no se caiga, para que pueda ejercitar su equilibrio.

Motor fino:

  • Sentarlo sobre una mesa, mostrarle cómo poner un cubo sobre otro, darle dos o tres cubos y motivarlo para que los apile.
    Amarrar una cuerda a un juguete o un aro de color o una pelota, mostrarle que los puede jalar o aventar.
  • Darle pequeños objetos que pueda guardar en una caja, para que luego los saque.

Social:

  • Permitir que juegue libremente con agua, tierra o arena. Darle recipientes para que los llene y vacíe.
    Explicar a los padres que el niño va a querer ayudar en labores de la casa, darle un trapo o dejarlo que acomode platos en la mesa aunque tarde un poco más en esta actividad.
  • Dejarle a la mano libros con ilustraciones llamativas para que los hojee libremente.

Lenguaje:

  • Darle cosas para estimular el soplido (velas, bolitas de algodón, de papel...).
  • Mostrarle al niño varios objetos comunes y pedirle que le vaya señalando de uno por uno. Por ejemplo: ¿Dónde está la taza? o ¿Cuál es la muñeca?.
  • Cuando nombre o pida algo, repetir la palabra clara o pausadamente para que oiga cómo se dice correctamente.
  • Al escuchar música, jugar con palos o algún instrumento para que siga el ritmo de ésta. Entusiasmarlo para que intente cantar al compás de la misma.
  • Dieciséis a dieciocho meses de edad

Motor grueso:

  • Permitir que suba y baje de sillas y sillones, darle sillas pequeñas para que aprenda a sentarse solo.
  • Ayudarlo a que camine sobre una banca larga, para que pueda equilibrarse cada vez mejor al caminar.
  • Como ya empieza a subir escalones, cuando lo haga, permitir que se apoye en la pared o en el pasamano con una mano, y sostenerlo de la otra mano, aunque no alterne pies.
  • Jugar a cualquier actividad en la que él deba correr, por ejemplo, arrojar una pelota para que vaya a buscarla.

Motor fino:

  • Darle tres cubos y estimularlo a que haga una torre de tres cubos.
  • Ponerle una hoja en blanco grande, y realizar un trazo horizontal, luego pedirle que en el mismo papel trace uno igual.
  • Para que trabaje con ambas manos darle a pelar un plátano.
  • Pedirle que desenvuelva un dulce.

Social:

  • Enseñarle a quitarse los zapatos.
  • Permitir que empiece a comer él solo, usando la cuchara. Tener paciencia, ya que al principio se ensuciará.
  • No sólo prohibirle lo que es peligroso, sino que es necesario explicarle porqué y además tratar de distraerlo con otra actividad.
  • No forzarlo a jugar con otros niños, respetar los ratos que quiera jugar solo.
  • Pedir a la madre que cuando tienda o doble la ropa, ponga algunas prendas y preguntarle ¿Cuál es tu pantalón?, si no lo encuentra, ayudarlo para que vaya reconociendo sus pertenencias.

Lenguaje:

  • Acompañar con gestos las órdenes que se le den. Por ejemplo: "Vamos a comer” y a la vez señalarle su plato sobre la mesa.
  • Decirle versos o canciones cortas que vayan acompañadas de gestos.
  • Cuando diga sólo la última sílaba de una palabra, repetir el nombre completo de lo que quiso decir.
  • Preguntarle ¿Cómo te llamas? o ¿Tú quién eres? Y si aún no dice su nombre, decírselo en forma clara y pausada para que lo repita.

Diecinueve a veintiún meses de edad.

Motor grueso:
  • Es importante que observe cuando un adulto suba y baje escaleras, y que además se ejercite para subir, apoyándose de la pared o del pasamano.
  • Enseñarle a caminar hacia atrás, haciendo que se apoye en los pies de usted y camine para que sienta la seguridad de apoyo.
  • Para ayudarle a caminar cada vez con más equilibrio, darle juguetes pequeños y solicitarle que los lleve a su lugar (muñecos pequeños, pelotas, plato y taza irrompibles).
  • Jugar a patear una pelota.
  • Ayudarlo a estar en cuclillas por momentos.

Motor fino:

  • Darle un frasco de plástico con una tapa de rosca, y estimularlo a que lo destape.
  • Ofrecerle un rompecabezas de tres piezas, donde pueda unir la cabeza con el cuello o con el tronco.
  • Poner frente al niño una hoja de papel y darle un crayón, hacer un trazo horizontal y pedirle que imite el trazo.
  • Ayudarle a ensartar cuentas medianas de 3 o 4 cm de diámetro de tal manera que pueda pasar un hilo a través de ellas.

Social:

  • Enseñarle y alentarlo para que poco a poco se desvista solo. Ponerle ropa cómoda para que pueda quitársela fácilmente.
  • Fomentar que avise si está sucio, si aún no lo hace, marcarle este hecho para que poco a poco empiece a hacerlo.
  • Durante el baño, darle dos tarros o vasos de plástico para que pase agua de uno a otro. Hacer lo mismo en otros momentos con frijoles, arroz, etc.
  • Enseñarle a repartir objetos, por ejemplo, darle unas galletas y solicitar que las reparta diciendo el nombre de cada una de las personas que estén presentes “ésta es para papá, esta es para...”.

Lenguaje:

  • Si aún usa gestos para pedir las cosas, repetir “dame pan” o “mira el perro”. Es posible que todavía no lo repita así,, pero hay que insistir en juntar dos palabras.
  • Pedir a los padres que al bañarlo nombre y señale las partes del cuerpo para que lo vaya conociendo.
  • Cuando le pase algo, tratar mediante preguntas que cuente lo que sucedió.
  • Poner en una caja varios juguetes u objetos (un carrito, una muñeca, un vaso, etc.) y hacer que nombre lo que va encontrando, si no sabe cómo se llama alguno, ayudarlo nombrándolo para que repita el nombre.

Veintidós a veinticuatro meses de edad.

Motor grueso:

  • Jugar a agacharse y pararse rápidamente varias veces sin que se caiga.
  • Seguir motivándolo a que suba y baje escaleras, cerca de la pared o el Pasamano para que pueda detenerse si pierde el equilibrio. El padre o la madre deben estar presentes hasta que pueda hacerlo con seguridad.
  • Ayudarlo a practicar a “pararse de puntas de pie”, por ejemplo colocando un juguete algo elevado para que al querer tomarlo se estire y pare de puntas.
  • Cuando ya tenga más equilibrio, desde el primer escalón, enseñarle a saltar, siempre en presencia de un adulto.

Motor fino:

  • Permitir que ayude a doblar la ropa, ayudarle si es necesario, después darle papeles para que los doble por la mitad.
  • Jugar a poner cajitas o cubos uno sobre otro, ya debe apilar más de 4.
  • Poner una hoja de papel sobre la mesa, enfrente, darle un crayón y estimularlo a que haga garabatos en círculos.
  • Durante el baño, darle envases de plástico y tacitas para que pueda pasar agua de un recipiente a otro.

Social:

  • Enseñarle a distinguir las cosas frágiles (vasos, platos etc.) para que aprenda a manejarlas con más cuidado.
  • Si no quiere prestar sus cosas a otras personas no obligarlo, pues está en edad de defender sus pertenencias (ahora ya las reconoce).
  • Facilitarle muñecos con los que pueda dramatizar (bañar, pasear, alimentar, etc.).
  • Darle juguetes sencillos que pueda usar estando solo, sin necesidad de que otra persona le explique cómo funcionan.

Lenguaje:

  • Evitar dejar preguntas sin contestar para que no vaya a perder el interés por hacerlas.
  • Enseñarle cuentos con dibujos llamativos para que empiece a nombrar ilustraciones.
  • Ayudarlo a construir oraciones de 3 palabras completando con la palabra que le falta. Por ejemplo si dice: “perro come” hacerlo decir: “el perro come”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada