jueves, 28 de mayo de 2009

La obediencia y laboriosidad en el niño pequeño

niños

Etiquetas de Technorati:

Lo mejor que se le puede enseñar a un niño para protegerlo es a obedecer

Conforme se valla dando el desarrollo en los niños, progresivamente se les deberá explicar las razones por las cuales se deben seguir determinadas instrucciones. Un objetivo terminal en la educación es que el niño aprenda a confiar mientras obedece a los padres o educadores.

Este proceso de enseñarle al niño a obedecer y aprender cada vez mayor tolerancia a la frustración puede provocar ciertas angustias a los padres y maestros, en especial cuando éste ha sido demasiado engreído y tolerado, pero actuando con firmeza puede ir incrementado el número de situaciones en los que el niño es obediente.

No espere a que sea totalmente obediente de la noche a la mañana.

Es mejor comenzar por definir en qué situaciones queremos que obedezca.

Cuídese de no haber sido atrapado por la trampa de los regaños

Si el niño no obedece y constantemente se le regaña y se le grita, lo que conseguimos es que el niño obedezca únicamente en ese momento, pero después de poco tiempo habremos fortalecido el no obedecer, en conclusión, el niño será más desobediente y ud. lo regañará muchísimo. Ignórelo cuando desobedezca, inmediatamente centre su atención en aquellas situaciones en las que sí cumple con la instrucción y alabe su conducta. La imitación puede comenzar a ser una de sus mejores aliadas.

Apruebe y estimule todas las veces en que es obediente

Cuando el niño obedezca, estimúlelo con palabras y elogios, acompañe esto con gestos de comunicación emocional como sonrisas, caricias, palmoteadas. Si quiere acelerar el proceso use temporalmente premios especiales o privilegios y cuando cumpla su objetivo podrá retirarlos y mantener la obediencia con la aprobación social.

Mantenga la obediencia

Resulta difícil mantener la virtud de la obediencia en el niño. Cuando ud le enseñe una conducta nueva debe estimularla la mayor cantidad de veces que pueda, luego, disminuya la frecuencia con que la estimula o refuércela paulatinamente. Si lo hace muy rápido puede perder todo lo enseñado, así que ande despacio. Recuerde: mantenga la obediencia aprobándola de cuando en cuando.

La laboriosidad como forma de disminuir el mal comportamiento

Hay niños que han aprendido a obtener a tención de los adultos portándose mal o con baja tolerancia a la frustración. Ante estos casos, el desarrollar la virtud de la laboriosidad puede ocasionar cambios positivos notables en el niño.

Elija que aspectos vinculados a la laboriosidad va a estimular

Un buen comienzo es decidir que indicador de laboriosidad va a estimular.

Refuerce y estimule frecuentemente la laboriosidad

En general trate de sorprender al niño cuando esté trabajando en cualquier cosa útil o que corresponda a la actividad que en el momento toca. Especialmente si es alguno de los aspectos de la laboriosidad que ud. eligió.

Aumente la exigencia en el trabajo poco a poco

Al comienzo refuércelo sólo por el hecho de estar laborando y sólo paulatinamente por una mayor calidad en los trabajos. Si ud. es demasiado exigente al principio puede agravar la mala conducta por falta de estímulo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada